Noticias

Nuevo estudio de la Fundación

Presentación

A partir de los antecedentes previos de colaboración entre la Secretaría de Eduación (SEP) y Fundación Ceibal, y en el marco de la iniciativa de equipamiento de aulas de medios en preescolar a cargo de la SEP de Puebla (México), surge la necesidad de estudiar la percepción docente acerca del uso de las TIC. La investigación tuvo una duración de tres meses, fue coordinada por Fundación Ceibal y contó con el apoyo de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), la SEP de Puebla y el programa Diseñando el Cambio de Plan Ceibal. El estudio "Uso de las tecnologías de la información y comunicación para la transformación de las prácticas educativas. El caso de Puebla" se basó en la metodología de pensamiento de diseño la cual establece cuatro etapas: 1. Sentir 2. Imaginar y 3. Hacer y 4. Compartir. Sobre estas cuatro etapas el equipo de Diseñando el cambio trabajó en la elaboración de un programa de acompaámiento especialmente diseñado para este estudio. El mismo se implementó bajo la modalidad blended, e implicó un riguroso trabajo de coordinación y organización entre las distintas instituciones. 

 

Etapas del programa de acompañamiento "Pensando en TIC"

 

Para el estudio se trabajó con una muestra asignada compuesta por 20 centros y un total de 110 educadoras, los cuales formaron parte de la primera etapa del Programa de Equipamiento de Aula de Medios para Preescolares Públicos. La investigación contó con un diseño cuasi experimental que permitió identificar transformaciones en las percepciones docentes. En este sentido se trabajó con un grupo experimental (GE), el cual recibió la intervención, y un grupo de control (GC), el cual no recibió ningún tipo de estímulo en el marco del estudio.

 

Principales conclusiones

  • Conocimiento y uso de las TIC  se identificaron niveles de uso moderado en ambos grupos. Sin embargo, para el caso del GE se observó mayor nivel de uso de tipo básico (en línea con la presencia de educadoras de mayor edad). Siguiendo el modelo de aceptación de tecnología TAM que establece como condición para la apropiación digital, la utilidad y facilidad de las TIC, la principal facilidad para el GE tuvo que ver con el Acceso a materiales (principalmente imágenes y videos), correspondiente al nivel Explorador del marco de habilidades docentes. En el caso del GC, la Adopción de nuevas estrategias de aprendizaje resultó ser la principal facilidad para el uso, asociado al nivel Integrador según el marco europeo.
  • En términos de motivación, ambos grupos identificaron como principal beneficio asociado al uso de las TIC la promoción en la innovación docente. Estos resultados se asociaron a percepciones positivas respecto no solo a su utilización en el ámbito educativo, sino también a la promoción de habilidades digitales desde nivel preescolar. 

Luego del tránsito por el programa, se identificaron mayores niveles de propensión a innovar por parte de las educadoras del GE. Afirmaciones asociadas al desarrollo de nuevas estrategias pedagógicas como a la incorporación de nuevos recursos digitales, presentaron niveles de acuerdo superiores. 

Otra dimensión sobre la que se identificó percepciones mayormente positivas durante la etapa 2 tiene que ver con la promoción de habilidades colaborativas. Asociadas al nivel Recién llegado del marco de habilidades europeo, dichas habilidades resultan un prerrequisito para el desarrollo de procesos de apropiación digital más avanzados. 

  • Necesidades asociadas al uso, se identificaron requerimientos en cuanto a infraestructura tales como la mejora en la conexión a internet y mayor cantidad de computadoras en el aula de medios. Y en cuanto a recursos humanos. Por un lado un referente con perfil técnico, encargado del mantenimiento de las computadoras, y por otro un equipo de referentes con perfiles pedagógicos, capaces de asesorar a las educadoras acerca de estrategias digitales de enseñanza-aprendizaje para el abordaje de los contenidos curriculares del programa. 
  • Necesidades de recursos digitales, se identifican mayores niveles de interés por parte del GE en casi todas las categorías. Estos resultados estarían indicando que el programa ha estimulado la curiosidad respecto al uso de recursos digitales, en el caso del GE. Las posibilidades de contar con plataformas donde se pueda consultar, crear, modificar e intercambiar contenidos como ser imágenes, videos o bibliografía, resultan apoyos claves para las educadoras. Este tipo de recursos debe acompañarse de estrategias para la promoción del trabajo colaborativo, a modo de profundizar el desarrollo de habilidades profesionales y digitales. 
  • Necesidades de formación surgen niveles superiores en el caso del GC en lo que refiere al manejo de recursos tecnológicos como planillas de texto y/o cálculo o herramientas de edición. Si bien este resultado puede asociarse al mayor nivel de uso de las TIC por parte del GC. También puede estar indicando que el menor nivel de necesidad se debe a que dichas herramientas fueron abordadas durante la participación en el programa. El GE se caracteriza por presentar un mayor nivel de necesidad de formación para el desarrollo de habilidades colaborativas, y sobretodo para la formación sobre asuntos de privacidad y seguridad en línea. Para el abordaje de este tipo de habilidades resulta clave la participación en espacios de intercambio y reflexión conjunta en la comunidad educativa vinculada al centro, que promuevan el desarrollo de habilidades tanto en educadoras y como en las propias familias.

(…) entre nosotras compartimos experiencias, la mejor situación es que mis compañeras llevaron a la práctica las mismas cosas que yo, no con los mismos resultados porque son diferentes grupos, pero es eso de compartir y de experimentar, y no cerrarme a decir no puedo, siempre estar abiertas a nuevas cosas.

 

Recomendaciones

  1. Aprender a enseñar con tecnología. Los niveles de apropiación digital van enriqueciéndose a medida que transitan desde estadios más tempranos como "recién llegado" o "explorador" en los que se promueve mayoritariamente el acceso, búsqueda, y filtro de información relevante, hacia estadios más avanzados como "líder" o "pionero". Para que este proceso gradual ocurra es importante relevar las prácticas que ocurren en el aula y al mismo tiempo promover aquellas que resultan transformadoras, a fin de inspirar al resto de los docentes de la comunidad educativa.
  2. Ir más allá del taller sobre tecnología. La formación docente ha de ser concebida como un proceso permanente, constante y sistemático (BID, 2015). Esto implica desarrollar los incentivos y las condiciones necesarias para que los docentes encuentren sentido a dicha actualización. Lo que ha de transformarse es la manera en que los docentes conciben la tecnología, y a través de ello, cómo puede estimularse el uso de nuevos recursos digitales así como al promoción de estrategias pedagógicas innovadoras.
  3. Contar con referentes de apoyo. De manera sistemática es fundamental poder contar con un equipo de referentes que puedan acompañar e impulsar estrategias pedagógicas apoyadas en tecnología. Estos especialistas (más en lo pedagógico que en lo tecnológico) habrán de generar espacios de orientación tanto a docentes como a la comunidad educativa en general.
  4. Infraestructuras tanto físicas como digitales. Se requiere acceso a diferentes "dispositivos" (computadora de escritorio, laptops, tablets, teléfonos inteligentes, entre otros) así como "infraestructuras virtuales" (por ejemplo gestores de contenidos educativos -también conocidos como Learning management systems-, recursos educativos y objetos de aprendizaje, entre otros software de apoyo a la enseñanza). Todos estos factores acompañados de un acceso a Internet que sea permanente, regular y de calidad) han de ser aspectos fundamentales que se tomen en cuenta durante toda la implementación de la política de tecnología en educación.

 

Accede al informe aquí: